«Escoria rompe con la idea del mito del genio creador, como tuvimos que hacerlo otras. La locura no es la condición de los genios, pero tampoco es el problema que se espera si se escucha a los expertos: el problema lo es la estructura de poder y sometimiento que la produce, lo es la estructura de violencia que la procesa y la manipula y la categoriza y lo es, sin duda, la estructura de poder simbólico y social que la romantiza, la banaliza y la comercializa».

Sigue leyendo:

Una carta desde el futuro: ‘Desquiciada’, de Juliet Escoria